jueves, 27 de noviembre de 2008

TIO JULIO, ESTA NOCHE COMPARTIRÁS MESA Y MANTEL CON DIOS NUESTRO SEÑOR

Hoy por la tarde falleció una de las personas más trabajadoras y nobles que he conocido y querido jamás. Mi tío Julio hizo la mili en las filas de La Legión Española por lo que vivió muy de cerca el amor a la patria, el sacrificio, la lealtad a unos valores, el honor y sobre todo la hombría y el esfuerzo. Con una mano delante y otra detrás partió hacia tierras británicas de muy joven donde trabajo en sitios inmundos para pagarse la carrera de medicina en la universidad de Oxford, estudio como un loco y cuando acabó se volvió a su tierra natal Galicia para montar su propia clínica. La hizo crecer hasta lo que es hoy, uno de los hospitales más importantes de Galicia y por lo tanto de España, cientos de empleados, médicos, enfermeras... miles de operaciones... a cuanta gente habrá curado me pregunto yo... cuantas cientos de personas habrán pasado por sus manos... pues hoy yace junto a los luceros, no volveremos a escuchar esa voz de ánimo, un carácter dicharachero, amistoso, generoso...

Desde aquí solamente puedo seguir tu camino pues tu me ayudaste y animaste a seguirlo, sobre todo en lo que se refiere a tu labor ejemplar como profesional y como caballero.


Mis padres me dieron la misma educación que te dieron a ti los abuelos, basada en unos valores, en el amor a Dios y a España, en la familia tradicional como pilar de mi vida en el amor a mi mujer, hijos y amigos... yo también empecé en Londres con una mano delante y otra detrás, allí estudié como tú, toda mi carrera hasta que me casé... nadie me regaló nada y la única ayuda que obtuve la consegui por mis propios medios como hacen los hombres. Espero algún día poderte contar que yo también tengo mi propia compañía, que empleo a mucha gente y sobre todo que les ayudo a crecer como tú has ayudado a tanta gente. Yo no les podré curar como tu pero intentaré, aunque solamente sea, hacerles mejores personas y profesionales, conseguir la excelencia.

Descansa en Paz junto a los luceros e ilumíname desde allí para que cumpla desde aquí y pueda llevarme conmigo al cielo a toda mi familia y amigos.


Quico

9 comentarios:

ARCENDO dijo...

Descanse en paz, rezo por él y por tí. Un fuerte abrazo.

ARCENDO dijo...

Descanse en paz, rezo por él y por tí. Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Desde Vigo, me consta que han sido y son ,in-numerables las personas que han pasado por sus manos.
Si algo se puede decir de él es que mostraba SIEMPRE el Lado Más Humano de la Medicina, pues al fin y al cabo los médicos, no son más que personas, el problema es que a muchos se les olvida precisamente esto, y es esto la parte más esencial de la Medicina.
No conozco a nadie que después de haberse dirigido a él; con una lesión o enfermedad (con los miedos y/o dudas que se le plantean a cualquier enfermo), después de haberse entrevistado con él, no se encontrase más esperanzado, con un conocimiento claro del alcance de su lesión, de las posibles soluciones y con el corazón lleno de esperanza en una pronta recuperación.
Se le puede recordar como médico, pero insisto, lo que era realmente es PERSONA, asumía como propios los miedos del paciente, y los disipaba. Tenía un corazón tan grande que no le cabía en el pecho, y precisamente esa es la dolencia que nos lo ha arrebatado.
Nunca se jactó de ayudar a sus amigos, porque si algo tenía dentro de su grandeza era saber disfrutar de la Humildad que requiere ser un buen amigo.
La cantidad de bien que hizo era un secreto entre Dios y él; ahora seguro que ya no es un secreto, sino una conversación entre ambos, pues seguro que está sentado a su mesa.
Acuérdate Quico, a quien recurriste después de tu accidente; entonces creo recordar que fue a tres personas, primero a Dios, por permitirte seguir viviendo para contarlo y después a tu tío Julio y a tu tío Javier, para que te explicasen qué te podía pasar, el alcance de tus lesiones y sus consecuencias; y sobre todo por qué acudiste a ellos ?..... por eso mismo, al primero para agradecerle que te permitiese seguir entre nosotros y a los otros dos para buscar la esperanza que sólo ellos desde su sabiduría saben/sabían transmitir.
Dios guarde a Julio, o lo que es lo mismo, Dios Guarde a la gente con Honor, Principios como la Amistad y la Familia, y que siempre están dispuestos para ayudar al prójimo. AMEN

Txiripitiflautiko dijo...

Siento lo de tu tío y te acompaño en el sentimiento.

Anónimo dijo...

Siento la pérdida. Por lo que dices, un gran luchador y hombre.

Saludos.

Anónimo dijo...

Lo siento. La pérdida de alguien querido siempre es un mal trago que se puede amortiguar recordando los buenos momentos.
Un abrazo. José Luis.

MARISELA dijo...

Es mi primera visita y me llega con esta noticia,pero ten la certeza de que hoy descasa en paz con el Señor.Honrar,honra y por tus palabras veo que eres un buen seguidor de sus enseñanzas,así que ánimo,piensa que muchos rezaremos contigo.Un abrazo en Jesús y María,

Alvaro Romero Ferreiro dijo...

Te acompaño en el sentimiento y rezare por él y por tí.Un abrazo.

Legionarius dijo...

Descanse en paz.
Lo incluiré en mis oraciones.

Un saludo español...