lunes, 28 de enero de 2008

La Xunta margina a un deportista de élite por competir para España

David Cal, laureado piragüista gallego y principal esperanza para los Juegos Olímpicos de Pekín, no recibirá ninguna ayuda económica de la Xunta por simple sectarismo ideológico. Los nacionalistas del BNG se niegan a darle ayudas por ir a defender los colores de España. ¡VERGONZOSO!

La ausencia de ayuda se debe a que David Cal no es considerado «deportista galego de alto nivel (DGAN)», algo que le fue reconocido el 10 de marzo del 2004. No obstante, esa consideración tiene una caducidad de tres años y, según la directora xeral de Deportes, Marta Souto, «se le comunicó a David Cal que el 18 de octubre de 2006, seis meses antes de que finalizase el plazo, que dejaría de ser DGAN en marzo de 2007 y que se le informaba de que podría volver volver a solicitarlo».

"Nadie me dijo que tuviera que hacerlo. Cuando vi que no aparecía entre los convocados, rellené los papeles y ahora resulta que no me escogieron", explica Cal sin alterarse, como si no estuviera dispuesto a que nada turbe su equilibrio interior, clave de unos entrenamientos estajanovistas.
"Si Galicia compitiera en los Juegos Olímpicos en lugar de España, no tendríamos estos problemas". Suso Morlán está indignado. Primero, como entrenador; después, como gallego. La razón es que David Cal, el único campeón olímpico individual en la historia de Galicia, no aparece en la relación de "deportistas gallegos de alto nivel" publicada en el Diario Oficial de la comunidad autónoma y no tiene, por tanto, derecho a las ayudas institucionales.

Entrenador y piragüista apuntan al cambio de gobierno en la Xunta y a la cesión del deporte a los miembros del Bloque Nacionalista Galego (BNG) como origen de los problemas.

EL BLOQUE ES LA RUINA, EL SEPARATISMO MARXISTA Y DE BOINA.

3 comentarios:

Carallán dijo...

Fuera los maricones rojos y traidores.

Canoistas gays? In the guanter?

NOOOOOO!!!!

Anónimo dijo...

Hahahahahaha, que vaia esmolar dinheiro a Espanha. O dinheiro dos galegos para defender as nossas cores: branco e azul.

Quico dijo...

y las ratas anónimas que no dan la cara como tu solo se merecen una buena lección de historia y de lealtad.