lunes, 5 de noviembre de 2007

CEUTA Y MELILLA SON Y SERÁN SIEMPRE ESPAÑA




Y lo consiguieron, los ciudadanos de Ceuta me pusieron la piel de gallina, tanta bandera, tanto orgullo de ser español hizo que se me pusiera un nudo en la garganta... CEUTA ES ESPAÑA, pues claro que lo es y su gente casi como el más español, verdaderamente me siento orgulloso de todos ellos.

Y ... Zapatero... o de puente mientras Sarko le saca las castañas del fuego, o callado cuando el gobierno Marroquí asume, oficialmente, que Ceuta y Melilla son suyas tildándolas de "territorios ocupados"... que vergüenza señores, es verdaderamente patético. Pero lo más indignante es que la gente, el españolito de a pié, no cambiará su voto hasta que no le afecte a su cartera, es decir, hasta que los precios suban tanto que no se pueda vivir tan bien en España y, cuidado, que empieza a pasar con el sector lácteo, el conservero... etc etc etc... cuando afecte a "la pela" ya veréis como salen todos a la calle a protestar...claro que ZP entonces dirá que ha sido culpa del PP o del mismísimo Blas Piñar... es para despelotarse de la risa.

6 comentarios:

Arjan dijo...

Amigo Quico,

para quien, de entre tus lectores, no me conozca dire que soy Arjan Sundardas, ESPAÑOL de origen, con origenes en la India hace varias generaciones, y CABALLA (dicese de los oriundos de Ceuta).

Quiero agradecer públicamente a la Casa Real la visita a Ceuta (por fin, tras 80 años sin que acuda ningún Jefe de Estado, mi pueblo.

Aunque hay algunos circulos progres (incluso Jose Blanco) que se confunden y hablan de visita a Marruecos por dos veces cuando hablan de visita a Ceuta de los monarcas, lamentablemente la HISTORIA (con mayusculas) es bien distinta de lo que les gustaria a aquellos que hablan de Memoria Histórica.

Ceuta se unió al reino portugues en 1416 cuando llegó a sus costas Don Henrique el Navegante (si HEnrique con H, ya que es portugues). Cuando las coronas de Castilla y Leon, y de Portugal se unieron, Ceuta pasó a formar parte de la Corona de Castilla (antes incluso que otras zonas que nadie discute que sean españolas, e incluso alguna feudo del Partido Socialista Obrero Español), y cuando se volvieron a separar, en Ceuta hubo un plebiscito donde los ceuties decidieron DEMOCRATICAMENTE seguir con la Corona de Castilla.

En esos tiempos, lamentablemente, no existía el Reino de Marruecos.

Por todo ello pido a nuestros representantes políticos, sobre todo del Ministerio de Asuntos Exteriores, que NO hagan declaraciones donde entiendan y comprendan la ofensa que ha visto el país vecino, porque NO hay motivo para ello.

Además, en mi tierra, aunque ahora resido en Madrid, jamás se ha quemado por parte de un ceutí una bandera de España o una foto del Jefe del Estado, cosa que lamentablemente vemos cada vez más en esta España de nuestros días.

Qué injusta es la vida, el Estado mimando a aquellos que se quieren ir y olvidándose habitualmente de aquellos que lo quieren y aprecian ser parte de eso que todos llamamos España. Gracias a Dios hoy los caballas hemos sentido ese cariño a nuestra patria representada en nuestro Jefe del Estado y su visita a la Ciudad Autónoma de Ceuta.

INASEQUIBLE AL DESALIENTO dijo...

Lo que pasa en España no tiene nombre...nos han acostumbrado a tal nivel de humillación que ya no sentimos ni padecemos.

Lo de los moritos y su sultán sodomita no tiene nombre...desde que no se les soltó una división acorazada contra la marcha verde se creen los reyes del mambo.

Y lo de ZP...alguien debería pensar en realizar un acto heroico y librarnos de este bastardo para siempre.

Este cretino iluminado de vocabulario limitado sólo vale para sonreir, hacerse fotos y humillar a la Nación que, lamentablemente, preside.

Por mucho que el gobierno calle cobardemente, yo, como español, me sumo al grito de ¡¡ CEUTA Y MELILLA ESPAÑOLAS !!

¡¡ GLORIA A ESPAÑA POR SIEMPRE !!

Quico dijo...

Que lección de historia Arjan!! muchas gracias, les vendría bien leerla a algunos que hoy en día la confunden intencionadamente! ARRIBA CEUTA Y MELILLA ESPAÑOLAS!

Inasequible, tienes toda la razón, que lo intenten nuestros amigos los moros que si ZP no hace nada ¡lo haremos nosotros!

Suicide Machine dijo...

Lo peor de todo lo que hace Zapatero (o lo único que hace) es bajarse los pantalones ante ETA. Ahora el Iñaki Bilbao este se ha puesto en huelga de hambre y seguro que hará todo lo posible para salvarle la vida, como con DeJuana. Patético u_u

Arjan Sundardas dijo...

Yo quiero ser caballa

ANTONIO BURGOS
LA lluvia en Sevilla no es ninguna maravilla. Maravilla, maravilla, lo que se dice maravilla, con los tiempos que corren, si es que quieren reciclar la rima, los Reyes en Melilla. O en Ceuta. En la España más España. Maravilla... Y envidia. Me ha dado envidia de Ceuta, achares de no vivir al pie del Hacho. Yo de mayor quiero ser caballa. Pero no caballa gaditana con piriñaca, que tampoco viven malamente, como las mojarritas en la Caleta, sino, al otro lado de la mar de la Cuna de la Libertad, caballa de Ceuta. Los ceutíes se llaman a sí mismos, y a mucha honra, caballas. Y más a orgullo tienen ser españoles. Yo le aplicaría ahora a aquella tierra que una vez me enseñó amorosamente, palmo a palmo, el senador socialista Antonio Rallo, la frase que Blas Infante dedicó a Andalucía: «La España más España de todas las Españas».
-Es menester ver, maestro, que para poder encontrarnos con España tengamos que coger el ferry en Algeciras... Así son las cosas. Si hubiera un Libro Español de los Récords, Ceuta y Melilla deberían figurar con todos los honores. Son las dos únicas ciudades españolas donde puedes sacar tranquila y orgullosamente la bandera nacional sin una consecuencia y sin una condición:
1. Sin que te llamen facha.
2. Sin que juegue la selección nacional de fútbol.
Así nos gusta ver a nuestros Reyes a algunos que somos monárquicos por razones estéticas e históricas: llegando a las ciudades engalanadas hasta la corcha con banderas nacionales, rindiéndoles honores la tropa, sonando la Marcha Real y el repeluco antiguo y alfonsino de «El Abanico». Y con la gente aplaudiéndolos y vitoreándolos como ya sólo se aclama a los «cracks» del Real Madrid o a las triples canastas de la selección de baloncesto.
¡Qué maravilla los Reyes en Melilla y en Ceuta! Y qué pena de esta España donde los Reyes, así, ejerciendo de Reyes, ni a soñar que nos echemos pueden ir de visita oficial no digo ya a esos trozos de España que se llaman Cataluña o Vascongadas, sino hasta un cierto Madrid, porque a la vista está que cuando la Castellana se llenó de banderas de España, a los que las llevaban les dijeron de todo. ¿Será que al igual que una vez, cuando a los de las pateras se les fue la mano y llegaron hasta Asturias fue Covadonga lo único que quedó de España, y como otra vez, cuando los gabachos napoléonicos descubrieron el jamón y el fino La Ina fue Cádiz lo único que quedó de España, ahora lo único que nos queda de lo que entendemos por España son Ceuta y Melilla?
Porque han ido los Reyes a esas ciudades, españolas desde muchos antes de Rege Carolo, y se ha mosqueado el primo de Zumosol de la pastela y el cuscús. ¿Y qué? Es lo normal. Lo malo no es que se mosqueen los vecinos de la morisma cuando los Reyes van allá por tierra española, allá por tierra africana, donde un soldadito español de esta manera cantaba... Lo malo es que si los Reyes hubieran hecho eso mismo en Cataluña, el cabreo del siglo se lo hubiera cogido Mojamed Carod. Y si hubieran ido de esta misma manera a las Vascongadas, menuda marcha verde hubiera organizado Mojamed Ibarreche. Qué maravilla de Ceuta, qué portento melillense, que puedas sacar con toda libertad la bandera constitucional de España y colgar con ella tus balcones sin que los vecinos del bloque te señalen como facha y te digan que cuidadín, que a tu hija, la que está colocada en la Junta, puede que no le renueven el contrato...
¿Y la maravilla de los retratos de los Reyes puestos en los escaparates, como en las Monarquías Parlamentarias europeas consolidadas? ¿Y la gente llevándolos en las manos? Pero no para meterles mecha ni candela, sino para agitarlos y, en todo caso, para faltarles una mijita el respeto metiéndoselos bajo el sobaco cuando llega la comitiva regia. Pero no por nada, sino para tener las manos libres a fin de rompérselas tocándoles las palmas. Como que ni Valladolid, como con Felipe III, ni en el Madrid de Carlos III. Yo pondría la capital de España en Ceuta y Melilla. Los meses pares en Ceuta y los impares, en Melilla. Ahí sí que se puede manifestar con toda libertad lo que dijo Pemán en el Himno de Aviación: «La gloria infinita de ser español

Quico dijo...

A mi también se me pusieron los pelos de punta al ver las banderas, el ESPAÑOLISMO y el orgullo... ¡alucinante!